El Juego Que Nadie Gana

Como todo el mundo me ve, cómo me veo a mísma, y cómo Dios me ve. Nos invita al juego de comparación. Un juego en el que estamos programados para perder, pero lo configuramos para ganar.

Como mujer tenemos un poquito mas de presión social a mantenernos fit, vestirnos de cierta forma, ser femeninas, peinarnos bien, etc. A algunas se les da más que a otras. Estes de un lado o de otro siempre hay una razón de porque y para que y puede ser frustrante o divertido.

La definición de belleza de la sociedad esta afectando y distorsionando identidades.  Ya no solamente estamos sofocados de revistas y anuncios con cuerpos perfectos, cejas on fleek y outfits super de moda. Ya esta en nuestras manos: nuestros teléfonos – con aplicaciones como Facebook e Instagram- ya no son las modelos y actrices que parecen perfectas pero nuestras amigas y amigos y hasta nosotros mismos jugando un jueguito que se llama algo así como #Perfección, #OnFleek, #LikeForLike, y #TantosTagsQueYaNoSé.

La definición que hemos creado socialmente y la definición que encontramos en la Biblia son totalmente diferentes.

  • Somos una creación admirable. Somos hechos maravillosamente y con cuidado por las manos de Dios. Y Dios no hace baratijas, pero obras de arte:

“¡Te alabo porque soy una creación admirable! ¡Tus obras son maravillosas, y esto lo sé muy bien!”
Salmo 139:14

  • La belleza real es la que nunca pasa de moda y no se basa en lo que los demás piensan de ella:

“Que la belleza de ustedes no sea la externa, que consiste en adornos tales como peinados ostentosos, joyas de oro y vestidos lujosos. Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Ésta sí que tiene mucho valor delante de Dios.”
1 Pedro 3:3-4

  • Ejercitarnos es bueno, trae salud y fortaleza a nuestro cuerpo; pero una vida espiritual que nos acerca a Dios, una persona que ama a Dios beneficia todos los aspectos de nuestra vida.

 “El ejercicio físico te sirve de algo, pero una vida dedicada a Dios te trae bendiciones tanto para la vida presente como para la del mundo venidero. ”
1 Timoteo 4:8

  • Ama tus debilidades, abraza tus heridas, entrégalas a Dios y se tu versión real de ti misma.
  • Toma un tiempo para darte cuenta de tus prioridades, gustos y estilos reales sin pensar en que pensaran tus amigos o familia de ti.
  • Deshecha las expectativas
  • Recupera tu pasión -la vida duele si no vives lo que amas- Si dejaste de hacer lo que amabas hazlo otra vez -canta, baila, escribe-
  • Recuerda que alguien te ama -Cuando reconocemos que somos amados sin condición podemos sentir la libertad de ser nosotros mismos-
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s